cuatrosantos

Cuando el orgullo es diabólico

infiernodelcontumaz

Estar orgulloso de un virtud excelsa que poseamos, podría entenderlo,--aunque siguiendo a Santa Teresa de Jesús, más bien tendríamos que darle la mayor parte del crédito a Dios--, pero estar orgulloso de un vicio o pecado es lo que no entra en mi cabeza, pues es algo realmente diabólico.

El pecado es una triste realidad en la vida de cualquiera de nosotros. Cuando uno peca, la única solución está en ser humilde, reconocer su falta y pedir perdón a Dios. Pero cuando uno está orgulloso de su pecado, todo cambia; pues lo que nos podría ayudar para ser perdonados por Dios, no se encuentra; y en lugar de arrepentimiento, nos endurecemos en nuestro pecado, el demonio se transforma en nuestro dueño; y al final, al pecador impenitente no le queda otra cosa que el castigo eterno.

¿Qué explicación puede tener estar orgulloso de su pecado si le espera ese final? No puede tener otra explicación que el hecho de haber sido ya atrapado por Satanás.

¿Hasta qué punto nuestra sociedad acepta ese tipo de actitud; es más, incluso la aplaude? Ya el mismo Jesucristo nos lo dijo: “el mundo ama a los suyos” (Jn 15:19) y todos sabemos que el Diablo es el príncipe de este mundo (Mt 4: 8-9; Jn 12:31).

Continuar leyendo

Imprimir Email

Domingo XII del T.O. (A) (25 junio 2017)

cristianosperseguidos

“En el mundo encontraréis tribulación, pero recordad: Yo he vencido al mundo”

(Mt 10: 26-33)

“No los temáis, pues, porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, ni secreto que no venga a conocerse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, predicadlo sobre los terrados. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que el alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna. ¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin la voluntad de vuestro Padre. Cuanto a vosotros, aun los cabellos todos de vuestra cabeza están contados. No temáis, pues. ¿No aventajáis vosotros a los pajaritos? Pues todo el que me confesare delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre, que está en los cielos; pero a todo el que me negare delante de los hombres, yo le negaré también delante de mi Padre, que está en los cielos”.

En los versículos anteriores, el Señor les había dicho a los Apóstoles que los mandaba como ovejas en medio de lobos; pero que no deberían tener miedo, pues Él siempre estaría con ellos hasta la consumación del mundo. Además, si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros.

La persecución del apóstol cristiano fiel siempre fue habitual en la Iglesia; y es lógico, pues el mundo le pertenece a Satanás y ¡qué cosa más normal de Satanás persiga a Dios y a los que son de Dios! Por eso, si el mundo aplaude a un apóstol es porque no les muestra las auténticas enseñanzas de Cristo, sino las suyas propias.

Continuar leyendo

Imprimir Email

Cuentos con moraleja: "De cómo encontrar un honesto recaudador de hacienda"

Estambul Soliman

Érase una vez un famoso sultán nacido en Estambul a finales del siglo XV de nombre Solimán. Desde muy joven mostró grandes dotes para la guerra, el gobierno y la administración. Tanto fue así que le valió el sobrenombre de “El Magnífico”. Al final de su vida, cerca de 40 millones estaban bajo su mandato desde Turquía a Viena, y desde el norte de África hasta Hungría y Belgrado. Gran parte del éxito de su empresa fue el haberse rodeado de grandes filósofos, poetas, científicos, administradores…

El relato de hoy se detiene en un momento de su vida en el que, debido a la conquista de tan grandes territorios, y necesitado de dinero para seguir costeando todas sus empresas, decidió buscar un “honrado inspector de hacienda”.

Así pues, detengamos momentáneamente nuestros comentarios y adentrémonos de lleno en el relato de hoy; que aunque suene imaginario, tiene muchos visos de haber sido real.

Una mañana hizo llamar a su consejero más sabio, para que le ayudara a nombrar al inspector de hacienda con el fin de que le ayudara a administrar y cuidar las grandes riquezas de lo que la historia conoció con el nombre de “El Imperio Otomano”. Guardemos silencio, escuchemos la conversación, y analicemos los hechos que acontecieron en palacio ese día.

- ¿No hay ningún hombre honesto en este país que pueda recaudar los impuestos sin robar dinero? -se lamentó un sultán.

Acto seguido llamó a su consejero más sabio y le explicó el problema.

 - Alteza, anunciad que buscáis un nuevo recaudador, -dijo el consejero-, y dejadme a mí el resto.

Continuar leyendo

Imprimir Email

Boletín Diocesano Nº 266

boletindiocesanosemanalBoletín Semanal de la Diócesis de Cartagena

Para la semana: 25 Junio-  1 Julio

Todas las semanas lo pondremos en esta web para que puedan estar debidamente informados de las principales actividades que se realizan en las parroquias de nuestra diócesis.

 

Imprimir Email

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús (23 junio)

Sagrado-corazon-de-Jesus

La difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a santa Margarita de Alacoque a quien Jesús se le apareció con estas palabras: "Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio."

He aquí las promesas que hizo Jesús a Santa Margarita, y por medio de ella a todos los devotos de su Sagrado Corazón

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado.

2. Pondré paz en sus familias.

3. Les consolaré en sus penas.

Continuar leyendo

Imprimir Email

El Corazón de Jesús y el Padre Pío

Estas oraciones al Corazón de Jesús y María fueron hechas por el Padre Pío de Pietrelchina y eran recitadas diariamente por él.
 
Oración al Sagrado Corazón de Jesús
 
corazondejesusI.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: "En verdad os digo, pedid y se os dará, buscad y encontrareis, llamad y se os abrirá!".
He aquí que, confiando en tus santas palabra, yo llamo, busco, y pido la gracia......
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.
¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!
 
II.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: "En verdad os digo, pasarán los cielos y la tierra pero mis palabras jamás pasarán"
He ahí que yo, confiando en lo infalible de tus santas palabras pido la gracia......
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.
¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!
 
III.- ¡Oh Jesús mío!, que dijiste: "En verdad os digo, todo lo que pidáis a mi Padre en mi Nombre os lo concederá".
He ahí que yo, al Padre Eterno y en tu nombre pido la gracia.......
Padre Nuestro, Avemaría y Gloria.
¡Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío!
 
¡Oh Sagrado Corazón de Jesús ten piedad de nosotros, pobres pecadores y concédenos las gracias que pedimos en nombre del Inmaculado Corazón de María y San José. Amén.

Continuar leyendo

Imprimir Email